martes, 23 de marzo de 2010

Una amenaza para la biodiversidad en la ZEC Montes de Valdorba: Plomo en la cadena trófica

La cantidad de plomo es tal, que la mostacilla se acumula arrastrada por la lluvia bajo los campos de tiro al plato.

En las tierras que han sido aradas el plomo penetra profundamente en el terreno.

El plomo ya forma parte del firme en una pista construida recientemente.

 Acumulaciones de mostacilla arrastrada por la lluvia bajo los campos de tiro al plato.

  Las escorrentías arrastran el plomo por la ladera hasta el río Sansoain que fluye 200 metros más abajo.
   

                                           
Bajo una alfombra de trozos de platos de tiro, entre la tierra, se esconden toneladas de plomo en la "Zona Cero" ( unos 25.000 m)

Entre 50.000 y 70.000 metros de terreno se encuentran severamente contaminados con plomo en la zona más cercana a los campos de tiro al plato 
En el conjunto del coto la contaminación se acumula principalmente junto a las zonas de aparcamiento y algo  más leve en el resto del territorio. Muchos millones de bolitas de este metal pesado, tóxico para plantas, animales y personas, se extiende de tal manera bajo tierra y en superficie que es practicamente imposible que no haya penetrado gravemente y de modo generalizado en la cadena trófica .
La extinción de la corneja, la urraca, el alimoche, el milano negro y el milano real, todas ellas especies necrofagas, apuntan en esta dirección.
Las perdices, codornices, faisanes y la mayor parte de las aves cinegéticas ingieren piedrecitas para ayudar a triturar la comida en la molleja.  La superabundancia en el medio natural de "piedrecitas negras y redondas" hace de éstas la opción más facil para estas aves .
El plunbismo o saturnismo es la enfermedad provocada en animales y personas por envenenamiento de plomo.  A partir de cierta cantidad de este metal pesado dentro del organismo, el individuo afectado se va debilitando y apagando hasta morir en un proceso gradual que se conoce como "muerte silenciosa".   Las especies carroñeras darán pronto cuenta del cadaver ingiriendo a su vez el veneno que éste contiene.  Además, durante este proceso de intoxicación y muerte, la víctima, con sus facultades físicas muy mermadas, será presa facil de cualquier especie depredadora o generalista.   Se inicia así un círculo vicioso en el que muchos individuos pueden morir a lo largo del tiempo con solo una pequeña cantidad de perdigones.  Esta dinámica solo se detiene , en parte, cuando un cadaver queda sin consumir, cosa bastante inprobable a no ser que, antes, se haya extinguido en la zona la mayoría de las especies necrófagas y generalistas.
En el área cercana a la "Zona Cero", bajo los campos de tiro, la cantidad de mostacilla en la superficie es de tal magnitud que es muy dificil que una especie carroñera sea capaz de alimentarse en el suelo sin ingerir su dosis de plomo.  Lo mismo puede ocurrir con reptiles y anfibios que consumen  a sus presas en el suelo y tienen salivas pegagosas.
Las afecciones a la vegetación, a los diferentes hábitats y al ecosistema en su conjunto que la contaminación masiva, a la vez que difusa y atomizada, que el plomo ha causado durante 24 años en tan castigado lugar,     por su singularidad, podrían ser tema de estudios científicos y tesis doctorales en el futuro.
La contaminación de las tierras, las aguas superficiales y el propio acuífero esta ya asegurada durante varios siglos si no se  retira, con un costoso proyecto, la mayor parte de este plomo.

De todos modos, se haga lo que se haga en el futuro para paliar este desastre ecológico, el daño que se ha hecho durante tantos años de irresponsabilidades a diferentes niveles es enorme.
Los responsables de semejante atentado, ademas del propietario del coto claro, ordenados aplicando un baremo de irresponsabilidad de más a menos, serían los siguientes: Gobierno de Navarra, con mención expresa a su Departamento de Medio Ambiente;  Ayuntamieto de Leoz, Federación Navarra de Caza y Federación Navarra de Tiro Olímpico; Concejo de Olleta y particulares que arriendan al coto sus terrenos, además de todos los agentes sociales que han colaborado activamente apoyando a este coto industrial desde que se constituyó por primera vez en 1986 y, cómo no, los propios cazadores y clientes del coto.

Como ya se ha dicho en anteriores entradas a este blog, la empresa gestora del Coto Valdorba, Gracida,S.L., consiguió en 2007 un certificado ISO a la buena gestión ambiental .  

Ozenki esan behar da, ehiza-esparru hau itxi behar dela.

Coto Valorba, suma y sigue...

3 comentarios:

luis ignacio dijo...

Me parece increible que le puedan dar un ISO en madio ambiente a esta empresa.

Anónimo dijo...

Aunque a la mona la vistan de seda mona se queda. ¿Quien reparte los ISO?

Anónimo dijo...

hola ,hola, ayuntamiento¡¡¡¡¡¡¡¡ hola.........hay alguien ahi????

mucho lik mucha bobada de proyecto life , trufas setas............

y el plomo que, nos lo comemos los valborbeses

aski da¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡